Con caminador nada le para

Morita, 2 años - Divina Inocencia

( 6 Votos )

Yo vivía en un segundo piso, aún no sabía caminar y tenía un caminador.

Un día cuando mi papá regresó de trabajar, dejó la puerta abierta y sin saberlo me empujó un poquito. Yo seguí tratando de caminar hacia la puerta y tropecé con la silla y me caí rodando por las escaleras.

Fue muy gracioso, ¡¡¡caí sentada en la quinta escalera!!!


¿Tienes más anécdotas graciosas de niñ@s? ¡No dudes en enviárnoslas clickando aquí!

Si quieres recibir nuevas gracietas cómodamente en tu e-mail, introduce tu dirección aquí:

Más anécdotas de niños

blog comments powered by Disqus

g-divina-inocencia-icon.png

Graciosillos.com es una web desenfadada donde publicar anécdotas graciosas de tus seres más queridos, para compartirlas con otras personas como tú y arrancar unas sonrisas.

¿Qué es esto?

FacebookTwitterFeed

Fans en Facebook