Flotando en el mar se estaba muy bien

Manel, 9 años - Anécdotas e Historias Graciosas

( 57 Votos )

Tenía la costumbre de sentarme en un flotador circular y remar de espaldas mar adentro a pesar de no saber nadar. Siempre le tocaba a mi hermano mayor nadar hasta mí para decirme que saliera, pues era hora de irnos.

En una ocasión estaba como siempre sentado en mi flotador muy alejado de la playa, cuando veo a un tipo nadando hacia mí, de repente le da por volcarme y una ola alejó unos metros de mí el flotador. El tipo siguió su curso y ahí me quedé yo, aterrorizado y tragando mucha agua.

No sé como lo conseguí, pero llegué hasta mi flotador, me puse a remar como loco y esa vez mi hermano no tuvo que ir a buscarme. Me puse a llorar a escondidas y jamás le conté a mi familia lo que me acababa de pasar.

Tardé unos días en volver a meterme en el mar, pero cuando por fin me decidí, ¡ya sabía nadar!


¿Tienes más anécdotas graciosas de niñ@s? ¡No dudes en enviárnoslas clickando aquí!

Si quieres recibir nuevas gracietas cómodamente en tu e-mail, introduce tu dirección aquí:

Más anécdotas de niños

blog comments powered by Disqus

g-anecdotas-icon.png

Graciosillos.com es una web desenfadada donde publicar anécdotas graciosas de tus seres más queridos, para compartirlas con otras personas como tú y arrancar unas sonrisas.

¿Qué es esto?

FacebookTwitterFeed

Fans en Facebook